“El litigio fiscal de Brasil equivale a la mitad de un PIB”, dice Edson Vismona a Istoé Dinheiro

Por ETCO
27/03/2020

“Si te unes a la Unión, estados y municipios, el litigio fiscal supera los R $ 5 billones” - Edson Vismona, presidente de ETCO.

Solo a nivel federal, la falta de acuerdo entre las autoridades fiscales y los contribuyentes deja el equivalente de la mitad del PIB brasileño en un punto muerto. El monto alcanzó R $ 3,4 billones en 2019. Es algo sin igual en el mundo. Parte de ese dinero podría migrar a arcas públicas y convertirse en inversión estatal. Para eso, es necesario establecer una nueva relación con los ingresos. Según el presidente del Instituto Brasileño de Ética en Competencia, "el actual se ha roto".

De Osvaldo, honestidad. De Alice, humildad. Los pilares que guían la vida diaria de Edson Vismona provienen de sus padres. Paulistano do Brás, de 60 años, graduado de la Facultad de Derecho Largo de São Francisco (Universidad de São Paulo), el presidente ejecutivo del Instituto Brasileño de Ética Competitiva (Etco) acaba de comenzar a realizar su mayor cruzada: construir una nueva relación entre los contribuyentes, especialmente los grandes, y las autoridades fiscales. "El que existe ya no sirve", dice. Las luchas de Etco hasta ahora no fueron pequeñas. Mantenido por compañías en los sectores de bebidas, cigarrillos y combustible, que enfrentan piratería, fraude y deudores persistentes, solo el segmento de cigarrillos recaudó R $ 11,8 mil millones en 2019, pero la evasión totalizó R $ 12,2 mil millones, La entidad contrató a la consultora EY para preparar el estudio más detallado sobre litigios fiscales en Brasil. El dinero equivalente a medio PIB (R $ 3,4 billones) se detuvo en los tribunales y pudo inyectarse en el bolso. “La lucha ahora es para toda la sociedad. Es nuestra contribución al país ",

DINERO - Etco preparó un estudio sólido sobre el tema de los litigios fiscales en Brasil y encontró algo aterrador, que el volumen de recursos en litigio es equivalente a la mitad del PIB, R $ 3,4 billones. ¿Cómo sucedió eso?
EDSON VISMONA - Nuestros asociados plantearon esta preocupación, que se discute mucho dinero a nivel administrativo o judicial. Contratamos a EY no solo para verificar la situación, sino también para compararla con otros países, para ver si Brasil está fuera de la curva o no. Lo que fue un comentario traducido a números: R $ 3,4 billones en 2019, lo que equivale al 50,4% del PIB.
A través del estudio, estos datos han crecido. En 2013 fue de R $ 2,2 billones (42% del PIB). Nominalmente, hubo un aumento del 54% en siete años, a R $ 3,4 billones. Sí, además de un escenario ya dramático, el sesgo es alto. Da miedo

¿Qué sucede en los otros países encuestados en comparación con Brasil?
Elegimos seis países, todos mejor ubicados que Brasil (80º) en el Informe de Competitividad Global 2017-2018: Estados Unidos (2º), Alemania (5º), Australia (21º), India (40º), Portugal (42º) y México (51). La selección buscó diferentes sistemas legales que funcionarían como puntos de referencia [los tres primeros], naciones de influencia directa, como Portugal, o de similitudes económicas con Brasil [India y México].

¿Y qué descubrieron?
En ninguna parte el litigio es similar al nuestro. En otros países, apenas supera el 2% del PIB.

¿Tiene esto que ver con la complejidad del sistema tributario brasileño?Un sistema fiscal complejo es el de cada país. El nuestro no se escapa. Pero además de ser complejo, el nuestro es caótico. Por qué
Hubo una loca producción de reglas impositivas. Desde 1988 [Constitución] hasta 2018, se editaron más de 390 mil reglas. Esto muestra la voracidad del estado al querer regular.

En ese período (1988-2018) da casi 20 mil estándares por año.
Lo que causa lo contrario de lo previsto [que es recolectar]. Porque cuanto más regulas, más alternativas de discusión creas. Perdimos toda la idea de una estructura de colección racional.

Una máquina recolectora no solo es voraz, como usted define, sino irracional. Pero el apetito aparentemente no ha cambiado.
Pero llega a su límite. Tenemos una carga impositiva del 35% en un país que ofrece muy poco a la sociedad. ¿A dónde va ese dinero? Se va a pagar la Seguridad Social. Se va a pagar salario. No es para invertir. El valor del presupuesto de inversión de la Unión es ridículo. No se trata de preguntar si el Estado debería gastar o no. Debe gastar, pero gastar bien. Lo que es importante En particular, defiendo una fuerte presencia en el tema social, especialmente en un país tan desigual como el nuestro. Pero no abogo por un personal. Y no hubo discusión en gobiernos anteriores para contener el tamaño de ese estado.

Se hincha y sigue creciendo hace que el dinero se haga más pequeño.
Había una idea muy loca de que apareciera dinero. Lo he escuchado de gerentes [públicos]: 'Ah, una hora viene el dinero'. Donde Aparece porque no es tuyo. La relación del administrador público con el dinero público es a menudo irresponsable.

Una hora llega la factura.
Sí, la factura y la pesadilla. Un estado que tradicionalmente vino en un proceso de aumento del gasto querrá aumentar los ingresos de todas las formas posibles, creando todos los pendientes para cobrar, sin importar cómo. La cuenta no se cierra, aumenta el litigio, aumenta el déficit. Aquí viene la locura.

Con tanta norma, el ambiente para discutir con el Tesoro es fértil.
Te voy a dar un ejemplo. Las autoridades fiscales declaran lo siguiente: usted no pagó dicho impuesto, esto es un delito y usted o su director serán denunciados al Ministerio Público. Respondes: 'Espera un minuto, ¿qué salió mal ?, ¿dónde me equivoqué? Tuvimos una interpretación diferente a la tuya, esto no es un delito'. La respuesta es: "Voy a actuar de todos modos, luego te das la vuelta, ve y defiéndete". Esto impacta cualquier negocio serio. Solo el porcentaje de representaciones fiscales con fines penales crece del 25,4% del total (2017) al 29,4% del total (2018). ¿Quiere decir que en un año las empresas decidieron convertirse en delincuentes? Empresas con acciones en bolsa, que pagan miles de millones de impuestos, que tienen capital ...

¿Qué se puede hacer para deshacer este entorno fiscal en guerra?
Necesitamos un DR, para discutir la relación. Discutamos la relación Impuesto-Contribuyente. Porque el que existe se ha roto. El estado quiere recibir y el contribuyente quiere pagar. Leí en un artículo de noticias que los litigios son buenos para las empresas porque no pagan y presionan con sus vientres durante 19 años. No es verdad. Porque este 'no pagar' se registra en el balance general.

Y trae impactos.
Impacta en la bolsa de valores, en la evaluación de esa empresa, perjudica la calificación. Esto no es nada bueno para el contribuyente.

¿Existe una cultura de los ingresos al no buscar la solución, el acuerdo, de inmediato?
Luego discutimos la relación. En comparación con los otros países, esto atrajo mucha atención. Todos tratan de definir la deuda tributaria, cuánto se debe, al principio. Incluso las autoridades fiscales estadounidenses, famosas por ser extremadamente duras, intentan resolver la disputa al principio, utilizando los mecanismos de mediación, arbitraje. Esto va para los Estados Unidos, Alemania, Australia, para México, para Portugal ... Incluso en India funciona mejor.

Aqui ...
Aquí estamos atrapados. En un proceso en el que está multado, no esté de acuerdo con esa cantidad, la respuesta a menudo viene en forma de agravarlo con una multa del 100%, 150% en la parte superior y aún con la amenaza de recibir una representación fiscal y ser llevado al MP como criminal. Sucede mucho A menudo, al principio, las autoridades fiscales dicen "oh, me equivoqué". Luego solicita que se corrija la corrección, pero escucha como respuesta 'no, no, tómalo para discutirlo'. No corrige el error que él mismo admite. Tal proceso si es lineal lleva casi 19 años. Permanece abierto, sin que las autoridades fiscales lo reciban.

¿Qué podría significar un cambio en esa cultura?
Una estimación nuestra, eliminando multas y alcanzando un valor más factible de este litigio de R $ 3,4 billones, muestra que algo alrededor de R $ 900 mil millones podría convertirse en una recaudación de los grandes contribuyentes. Dividiremos esto en diez años, es de R $ 90 mil millones al año [el déficit público del gobierno central en 2019 fue de R $ 95 mil millones]. Y es factible.

¿De dónde viene esta postura litigiosa?
Hablando con un supervisor, dijo que no tienen esta libertad para, en caso de una situación, no demandar. En parte es verdad. Pero existe la posibilidad, en el Código Tributario Nacional [artículos 156 y 171], de regular un acuerdo. Está en el Código, todo lo que se necesita es la ley para regular. Pero también es necesario que los administradores busquen esta interpretación. Ya hay quienes trabajan en esta dirección. En São Paulo tenemos una ley de 2018, que condujo al Programa Nos Conformes [en vigor desde 2019], que va en esta dirección del acuerdo, de comunicación transparente.

Estas son iniciativas aisladas y, aunque el escenario no cambia, empeora.
Porque este litigio aumenta cada año. Estamos en una zanja de impuestos y en lugar de una escalera nos arrojaron una pala. No quiero una pala, quiero una escalera.

¿Y qué ha hecho Etco efectivamente para que el cambio suceda?
Con base en este estudio, realizaremos un roadshow, tomando autoridades, líderes políticos. Queremos provocar la discusión. Tenemos datos de que si nos unimos a los estados y municipios, el litigio superará los R $ 5 billones. Porque es una lógica que no se aplica solo a las autoridades fiscales federales. Es válido para el estado y municipal.

¿Se puede confundir este debate con el de la reforma fiscal?
El tema de la reforma tributaria nos preocupa mucho porque no tenemos cifras al respecto. No sabemos lo que vendrá. Quien tiene los números es el gobierno federal, que aún no ha entrado en el juego. Entonces no estamos claros. Y luego todos dicen algo. A veces atemorizante, como el de los servicios, los impuestos aumentarán en un 300% ... De todos modos, lo que nuestra experiencia muestra es que cada reforma fiscal ha aumentado los litigios.

¿Entonces habrá más peleas?
Sí. Aumentará los litigios. En otras palabras, estamos intercambiando la pala en el pozo de litigio fiscal por una excavadora.

¿La discusión de la relación Impuesto-Contribuyente, propuesta por Etco, no puede obstaculizar la reforma tributaria?
Nuestros abogados fiscales son unánimes al ver el tema del litigio como algo más importante que la reforma fiscal en sí. Porque daríamos un soplo de efectivo al Estado. Resolver la disputa sería algo anterior a la reforma tributaria, porque se llevaría a cabo a otro nivel, no en la desesperación.

Pero la sociedad, que incluye prácticamente a todos los líderes empresariales, financieros y económicos de todos los ámbitos de la vida, todos esperan reformas.
Sí, la sociedad quiere una respuesta, pero no quiere entrar en un pantano. Sin saber lo que saldrá de allí.

Sobre esta inercia del Ejecutivo. ¿No se origina una parte considerable de la falta de presión de la élite empresarial, que pasó el primer año del mandato de Bolsonaro diciendo que es posible proteger la agenda económica de los problemas políticos, que no contaminaron al otro?
Son temas absolutamente conectados. Una declaración de un presidente o un ministro, una simple declaración, puede derrocar el mercado de valores o elevar el mercado de valores. Es por eso que nuestro mercado es tan volátil. Tomemos el tema del coronavirus, que no es un problema político en sí mismo. Las declaraciones políticas pueden empeorar la situación, por ejemplo, si transmiten la percepción de que nuestros políticos no toman la situación tan en serio como merece. Las cosas están todas conectadas. No hay forma de separarlos.

¿Y están contaminados los temas?
Sí. Todo está conectado. El sector productivo brasileño es muy competitivo, desde la puerta hacia adentro. Pero desde la puerta, las cosas se ponen difíciles. Llevamos la carga de nuestra situación.

La conducta de la agenda económica del ministro Paulo Guedes comenzó a recibir duras críticas, incluso de economistas de su propio espectro conceptual, como Armínio Fraga y André Lara Resende, quienes incluso calificaron de primitivo al liberalismo de Guedes. ¿Y el sector empresarial?
El sector empresarial siempre está interesado en cómo optimizar sus ganancias, pero también en que este proceso ocurra en equilibrio. Hay una madurez cada vez mayor que el beneficio a cualquier costo es inútil. Y una preocupación del sector empresarial siempre ha estado en relación con el tamaño del estado. El nuestro ha crecido mucho. Esta sociedad agobiaba demasiado, agobiaba mucho a los sectores productivos. Es un estado pesado e ineficiente.

Y el discurso del ministro aborda esta preocupación.
Él [Guedes] está hablando claramente de reducir el estado. Esto es bueno, por lo que la comunidad empresarial lo apoya. Pero llega al punto en que no se ven las consecuencias, incluso teniendo en cuenta todas las dificultades que tiene esta agenda en el Congreso. Aquí nuevamente viene la relación con la política. La economía no habla con la política, claramente no hay diálogo ... Esto nos preocupa mucho.

La salida…
Lo que queremos es que haya una convergencia. Y tenemos nuestra contribución a este debate.