El pozo tributario

La salida para disminuir los procesos largos debe contemplar la posibilidad de acuerdos antes o al comienzo de la evaluación.

Edson Vismona, Valor Econômico
30/ABRIL/04

Durante décadas, identificamos el llamado "Custo Brasil" como un factor de pérdida de competitividad en comparación con otros países. Las empresas demuestran que "desde la puerta hacia adentro" son competitivas, el problema estaría en los costos "desde la puerta hacia afuera" y, en este contexto, la cuestión fiscal siempre se señala como una de las causas.

Las autoridades públicas aumentan el gasto y buscan constantemente formas de aumentar los ingresos fiscales. El contribuyente no puede pagar el tamaño del estado, pero los gastos obligatorios y relacionados están creciendo. Se ha reducido el margen presupuestario y se ha estimulado la creatividad tributaria, con la introducción de nuevos impuestos y obligaciones auxiliares, generando una maraña de leyes, decretos e instrucciones normativas que desafían la comprensión de nuestro sistema tributario.

El resultado de esta ecuación es la carga fiscal que consume el 35% del PIB y las inversiones y la calidad de los servicios prestados no son proporcionales al gasto público. La cuenta no se cierra.

Con este panorama, la reforma fiscal siempre se recuerda. Sin embargo, ¿qué reforma fiscal? ¿Debería ser más restringido o más completo? ¿Qué cuenta y quién pagará más? No tenemos las respuestas, lo que causa una gran aprensión en los segmentos productivos y en el contribuyente en general que paga todo.

Por otro lado, los abogados, abogados y especialistas del mercado señalan otro punto que no se ha discutido y que es de gran importancia, el tamaño de los litigios fiscales de Brasil. ¿Cuál es el monto de la obligación tributaria de la Unión?

Con el objetivo de determinar el monto del litigio de la Unión (en discusión en las esferas administrativa y judicial), comparándolo con otros países e indicando las formas de la solución, ETCO contrató a la consultora EY para llevar a cabo un estudio.

El resultado mostró que, analizando los datos del Tesoro Federal, la obligación tributaria es de R $ 3.4 billones (la mitad del PIB). Esta cantidad crece cada año y más, hubo un aumento en las representaciones fiscales para fines criminales del 5% en un año (2017 a 2018) y el valor de los créditos lanzados aumentó en un 68% (2016 a 2017. El proceso, si es lineal, Hasta la última instancia judicial, el tiempo promedio es de 19 años y dos meses.

En la comparación con Estados Unidos, México, Alemania, Portugal, India y Australia, analizados por el trabajo, ninguno se acerca a la realidad brasileña, es decir, hemos errado por completo en el tratamiento dado a la recaudación de impuestos.

Estos datos demuestran que estamos en un pozo y que, en lugar de buscar una escalera para salir de esta situación desesperada, estamos, de hecho, con una pala, profundizando y aumentando esta responsabilidad. Las autoridades fiscales necesitan recursos y el contribuyente, la gran mayoría, quiere cumplir con sus obligaciones, es decir, uno necesita recibir, el otro quiere pagar, pero el mecanismo existente no permite una salida rápida y efectiva.

A través del estudio, parece que en Brasil, el contribuyente a menudo es castigado con una multa aumentada en un 150% y las representaciones fiscales con fines criminales, criminalizando sus actos. En un sistema caótico, que muchas veces ni siquiera las autoridades fiscales entienden, es evidente que las divergencias son comunes y, en caso de error en la inspección, en lugar de una reevaluación, el contribuyente es llevado a la defensa en instancias administrativas y judiciales. Resultado, el litigio crece.

Esta situación, por absurda que parezca, no sirve a las autoridades fiscales ni al contribuyente regular, pero es excelente para el llamado deudor regular, uno que se estructura para no pagar impuestos y que utiliza todas las posibilidades procesales para hacerlo, y por lo tanto Aumenta en gran medida sus márgenes de beneficio, erosionando la competitividad y perjudicando a las autoridades fiscales en miles de millones.

La salida para reducir los procesos de litigio largos y costosos debe considerar primero la reversión del orden que existe hoy en Brasil, lo que permite la posibilidad de un acuerdo antes o al comienzo de la evaluación. Estados Unidos, Australia, Alemania, Portugal y México adoptan esta postura y en India hay una solución a los conflictos en casos más complejos. Las autoridades fiscales norteamericanas, por ejemplo, reconocidas por su rigor, adoptan procedimientos rápidos de mediación y arbitraje. El objetivo es establecer el monto adeudado y recibir.

En segundo lugar, para el trillonario pasivo existente, la posibilidad de acuerdos que aceleren el pago efectivo, regularizando la situación de la mayoría de los contribuyentes, finalmente regulando los artículos 171 y 156, artículo III del Código Tributario Nacional. La Ley 13.988 / 2020 indica esta dirección. La estimación es que podrían recaudarse R $ 900 mil millones. Con el pago en cuotas, por ejemplo, en diez años, las autoridades tributarias federales tendrían R $ 90 mil millones por año, más de lo previsto por la reforma de las pensiones.

Finalmente, para combatir la acción nefasta de los deudores persistentes, que no deben confundirse con deudores ocasionales o incluso reiterados (no pagan impuestos debido a dificultades económicas), el primero nunca paga impuestos, de hecho, la evasión constituye su beneficio desproporcionado, es que defendemos la aprobación de PLS 284/17, que actualmente se está procesando en el Senado Federal, especificando quién debe ser considerado como deudor, con la clasificación exacta por el poder judicial.

En resumen, es urgente que discutamos la relación entre contribuyentes y contribuyentes, valorando a aquellos que actúan de buena fe y castigando a aquellos que intencionalmente hacen todo para no cumplir con sus obligaciones. Ya no podemos permanecer en ese pozo que aporta los recursos financieros de las autoridades fiscales y los contribuyentes.

* Presidente del Instituto Brasileño de Ética en Competencia - ETCO, fue secretario de justicia y defensa de la ciudadanía en el Estado de São Paulo (2000/2002).

RELACIONADO