"El equilibrio fiscal desafía a los legisladores"

La fiscalidad y una economía sostenible presuponen una fiscalidad adecuada. No puede ser muy bajo, para permitir la salud financiera del Estado, y no puede ser alto, hasta el punto de sofocar la economía y hacer que los negocios sean imposibles. Con esta explicación, Phelippe Toledo Pires de Oliveira, fiscal general adjunto del Tesoro Nacional, resumió los desafíos del Estado en el desarrollo de políticas que conduzcan al desarrollo empresarial en el país durante el seminario de Tributación en Brasil. Para él, reflexionar sobre si las bases impositivas son correctas y si pueden mejorarse es de gran relevancia para el escenario nacional.

Según los datos del último estudio realizado por Federal Revenue, en 2017, los impuestos en Brasil se basan en el consumo y la nómina. La tasa de capital es inferior al 5%, mientras que la tasa de ingresos es inferior al 20%, en el consumo es del 48% y la de la nómina es del 26%.

- La complejidad es inherente a nuestro sistema tributario. Es complejo porque tenemos diferentes tipos de impuestos en el sistema brasileño: impuestos, tasas, contribuciones de mejora, préstamos obligatorios. Y cada una de estas especies todavía tiene sus propios impuestos: impuesto sobre la renta, contribución a la nómina, etc. Sin embargo, ser complejo no significa que no se pueda simplificar.
Para Oliveira, los desafíos son grandes, y este es un buen momento para esta discusión. Para ilustrar, explica que actualmente el país tiene alrededor de 6 millones de ejecuciones hipotecarias por año, solo dentro de la Unión. Hay aproximadamente 1 millón de demandas de contribuyentes contra la administración tributaria federal. El fiscal general adjunto reconoce que es necesario pensar en cambios específicos para simplificar el sistema y reducir los litigios. Sin embargo, es necesario tener cuidado de no generar otros eventos no deseados.

- El fin de la exención de dividendos, por ejemplo, si bien trajo un beneficio para terminar la discusión sobre la distribución encubierta de ganancias, también generó el fenómeno de "Pejotização" para pagar menos impuestos. La persona que recibiría ese ingreso gravado en un porcentaje más alto crea una Entidad Legal que se gravará en un porcentaje más bajo.
Oliveira también destacó puntos como la reducción de tarifas como condición para la ampliación de las bases. A pesar de que existen beneficios fiscales en todo el mundo, es necesario preguntarse si están cumpliendo el propósito
debe cumplir
- El momento es plantear estas discusiones, que hasta entonces no eran muy comunes en el ámbito fiscal, pero inusuales entre la sociedad.
Con respecto a la reforma tributaria, Oliveira afirma que la intención del gobierno es discutir las propuestas y aprovechar al máximo cada una para llegar a una solución que sea viable y razonable para la simplificación fiscal.
- La reforma deseable, en mi opinión, es una que respeta el pacto federal, promueve la simplificación.
y respetar los derechos y garantías fundamentales del contribuyente.

La historia en Brasil es de grandes malentendidos

En su explicación en el seminario de Impuestos en Brasil, el abogado de impuestos Everardo Maciel, ex secretario del Servicio de Impuestos Federales, planteó cuestiones fiscales contemporáneas, tanto en Brasil como en el mundo, y las principales diferencias en los enfoques en estos escenarios. Cuando se trata de la situación brasileña, Maciel señala que este es un punto de enorme rechazo social, y es por eso que es fácil encontrar muchas conclusiones apresuradas sobre el tema. Entre los aspectos más destacados, señala la creencia de que los modelos extranjeros se pueden reproducir fácilmente aquí, sin tener en cuenta los aspectos legales de nuestra realidad. El hecho de que muchos profesionales afirman que el sistema tributario es extremadamente complejo también es una creencia que, según él, debe analizarse.
- La complejidad es inherente al sistema. Tiene que ser operable y no simple. Hay 27 leyes de ICMS, por ejemplo, y necesita tener eso, porque el impuesto es estatal. Pero, en general, todos son muy similares entre sí, excepto en situaciones especiales.

Entre los principales problemas fiscales en Brasil en la actualidad, el experto destaca puntos como el litigio excesivo y la burocracia; sin embargo, siempre destaca que este es un problema con el proceso tributario y no con el impuesto en sí. Por lo tanto, las soluciones como unirse a ICMS e ISS se consideran simplistas. - Son diferentes impuestos, con diferentes destinos. ¿Cómo es el tema federativo? ¿Cómo es toda la jurisprudencia que existe alrededor de esto? Es como tirar agua sucia con el niño en la cuenca. ¿Eso es lo que quieres hacer? ¿O hay una falta de voluntad para pensarlo y encontrar soluciones con cierto grado de creatividad? El recaudador de impuestos recuperó la historia de las reformas fiscales que ya han tenido lugar en Brasil y evaluó la trayectoria como más equivocada que correcta. En su opinión, la mayoría de las intervenciones realizadas después de 1965 pueden clasificarse como desastrosas. Y la Propuesta de Enmienda Constitucional 45, conocida como PEC para la reforma tributaria, sigue la misma línea de errores.

Según Maciel, actualmente se discuten tres cuestiones fiscales importantes en varios lugares del mundo: la erosión de las bases impositivas; la fiscalidad de la economía digital; y nuevas fuentes de financiación de la seguridad social.
- La transferencia de capital y la tributación de las ganancias de países con impuestos más altos a países con impuestos más bajos o sin impuestos, paraísos fiscales, es algo que molesta a todos, destaca.
La tributación de la economía digital, un punto destacado en este escenario, llama la atención principalmente por la creación del impuesto GAFAM, actualmente en discusión en países como Francia y el Reino Unido. Es una iniciativa de los gobiernos locales imponer impuestos a las grandes compañías tecnológicas: Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft. También habla sobre la posibilidad de gravar las transacciones financieras y los robots como una forma de financiar la seguridad social.

El contrabando es un mal para combatir

La lucha contra el mercado ilegal que se apoderó del país y las expectativas con respecto a la revisión de impuestos fueron los principales temas abordados por el diputado federal y presidente del Frente Parlamentario Mixto para Combatir el Contrabando y la Falsificación, Efraim Filho, en el seminario de Impuestos en Brasil.

Para el diputado, el sector productivo necesita ser priorizado y poder mantener su negocio. “Los problemas no son circunstanciales, son estructurales. En el país existe una regla para facilitar la vida del Estado, la recaudación, pero no colaborar con el contribuyente. Es necesario valorar a quienes crean empleos y ofrecen oportunidades ".

No estamos recaudando impuestos y creando empleos. El contrabando es extremadamente perjudicial para la sociedad.
Cuestionó el hecho de que el sector de los cigarrillos, por ejemplo, tiene casi el 60% del mercado ilegal. “No estamos recaudando impuestos y generando empleos. El contrabando es extremadamente perjudicial para la sociedad ".

Según Efraim Filho, la sociedad tolera pequeñas desviaciones, pero al investigar, es posible ver que el mercado ilegal financia el crimen organizado, genera evasión de divisas, pérdida de ingresos, además de dañar el mercado laboral formal y ofrecer un producto sin registro o control por Anvisa. “Es un juego de perder perder. El contrabando inhibe los negocios y necesita ser combatido ”.

Para él, durante el período en que la economía del país estaba creciendo, el contrabando no se combatió adecuadamente y se estableció. Sin embargo, en tiempos de crisis, el aumento de las pérdidas ha sido motivo de preocupación para las empresas brasileñas.

PAPEL DEL CONGRESO
Según el diputado, a pesar de los desafíos, hay un terreno fértil para avanzar en la discusión sobre la reforma fiscal. Para Efraim Filho, el papel que asumió el Congreso en la reforma de las pensiones debería repetirse en esta agenda. Afirma que la intención es que el sector productivo, los ingresos federales y el gobierno den sus opiniones para que la propuesta tenga legitimidad.

"Tenemos un presidente y un relator elegidos, la comisión especial de reforma tributaria está instalada, pero las audiencias públicas deben tener lugar para que los sectores más diversos puedan ser escuchados". Según Efraim Filho, el gran desafío de la reforma fiscal no es cambiar la ley, sino cambiar la cultura del país. "Nuestro papel es liderar el proceso de renovación y mantener nuestras manos afuera para aquellos que quieran colaborar".

Para el diputado, el Congreso está abierto a recibir sugerencias y hacer posible una propuesta realmente nueva. Según él, los parlamentarios deben aceptar opiniones sobre el asunto y llamar a la responsabilidad de avanzar en la reforma. “En el gobierno de Temer, la discusión que tuvo lugar en la comisión especial de reforma tributaria dejó el legado de un debate más maduro. El diagnóstico, por lo tanto, ya está listo. Ahora el foco debe estar en la aprobación de los materiales ".

"No necesitamos unificar impuestos"

Para el médico y profesor de Derecho Tributario, Roberto Quiroga Mosquera, lo ideal sería que se hicieran cambios menos drásticos que los que está discutiendo actualmente el gobierno. Él cree que una forma es no centrarse en la unificación fiscal.

"De nada sirve unir los impuestos que ya existen y ponerles un nombre diferente" - dice Mosquera. Como ejemplo, cita los llamados impuestos especiales, impuestos sobre productos específicos como combustibles, tabaco y energía. “Ya tenemos nuestro IPI (impuesto sobre productos industrializados). Es un impuesto selectivo, que representa menos del 5% de la recaudación, pero que ya reemplaza a los impuestos especiales. No hay necesidad, por lo tanto, de cambiar este impuesto ".

Para él, los impuestos por sí solos no serán suficientes para cambiar la situación en Brasil. “Actualmente, se recaudan R $ 1,4 billones de impuestos federales, el 80% de los cuales se recauda sobre ingresos e ingresos. Difícilmente sería posible recaudar tantos recursos de otra manera. Con solo el 5% de la población gana más de R $ 4 mil, es difícil transferir impuestos en una economía estancada. Es necesario tener un cambio económico para que los impuestos puedan seguirlo ”.

IMPUESTO CONTENIDO
Otra dificultad es el litigio fiscal, el litigio entre empresas y las autoridades fiscales. Según Mosquera, hay alrededor de 15 mil empresas en esta situación, lo que terminará en una discusión en el Poder Judicial con un plazo de diez años y una descapitalización de la empresa, lo que puede generar un gran problema macroeconómico.
“Y hoy no es fácil discutir un tema fiscal dentro de la corte federal. Los jueces exigen garantías, y eso es costoso para una empresa. Según Mosquera, la regla tributaria debe adaptarse a los factores económicos del país.
“No sirve de nada una regla mágica para resolver el problema económico. Es el sustrato de la cuestión fiscal. Por supuesto, tendrá un impacto en los negocios, pero eso significa que ella no es la salvadora del país. Necesitamos cambiar mucho la economía para tener una regla tributaria que sea realmente eficiente ".
Para Mosquera, es necesario crear soluciones específicas para el país y no tener principios basados ​​en parámetros del exterior.

“¿Qué hacer para que no haya más contrabando de cigarrillos en Brasil? Eventualmente, las compañías que fabrican cigarrillos premium pueden producir otros productos para competir con el evasor de impuestos. Necesitas conocer la realidad brasileña para encontrar las mejores soluciones ”.
Como alternativas para una mayor eficiencia en los impuestos brasileños, Mosquera señala pequeñas reformas, que pueden ser mucho más asertivas. “Me resulta difícil aceptar la fusión de impuestos a nivel federal, estatal y municipal. Pero gravar el destino y no el origen es una idea interesante. Y a veces, un impuesto al valor agregado, pensando en las finanzas públicas, puede ser lo más correcto ”.

La revisión de impuestos es crucial para el país

"Tenemos que reconocer que hay algo muy malo en nuestra economía, porque el mundo está creciendo y enriqueciéndose, pero Brasil no". La declaración fue hecha por el economista y presidente de Insper, Marcos Lisboa, durante el seminario de Tributación en Brasil, realizado por el periódico VALOR ECONICOMICO en sociedad con el Instituto Brasileño de Ética Competitiva (ETCO), el martes 23 de julio en São Paulo. Paulo El evento reunió a expertos de renombre para discutir cómo la revisión de impuestos puede contribuir al crecimiento de Brasil.

“El régimen fiscal afecta directamente las decisiones económicas y las inversiones realizadas en Brasil. Es crucial que discutamos el cambio de impuestos, ya que contribuirá en gran medida al crecimiento del país ". Para el economista, ya existe una agenda de micro reformas fiscales que el Secretario de Finanzas puede poner en práctica.

"Primero, es necesario corregir esta discrepancia fiscal, ajustar el comercio exterior y poner fin a la inseguridad con respecto a la inversión en infraestructura" - dice Lisbon, argumentando que las normas fiscales junto con las políticas industriales y educativas son los factores más importantes para el
crecimiento de los países

IMPUESTO CORPORATIVO
Una forma de desarrollar la economía, según Lisboa, es promover la internacionalización de las empresas. Pero, para eso, explica, Brasil debe hacer lo mismo que los países que redujeron el impuesto de sociedades a alrededor del 20%. Hoy, las empresas brasileñas no son tan competitivas y tienen menos crecimiento. También destaca que es necesario tener una mayor claridad con respecto a las obras de infraestructura para atraer más inversiones, lo que también puede contribuir a la recuperación de la economía.

Lisboa defiende el impuesto al valor agregado (IVA), que es el más utilizado en el mundo y se puede aplicar en Brasil. A través de él, se gravan los impuestos sobre el monto vendido y se descuentan todos los impuestos que se pagaron antes. Con respecto al CPMF, el economista tiene sus reservas y dice que aumenta la demanda de divisas, reduce la oferta de crédito y genera menos crecimiento en la industria.

El seminario de Tributación en Brasil se realizó en el Instituto Tomie Ohtake. Además de Marcos Lisboa, el abogado fiscal Everardo Maciel, ex secretario del IRS; Edson Vismona, presidente de ETCO y del Foro nacional contra la piratería y la ilegalidad; Phelippe Toledo Pires de Oliveira, Fiscal General Adjunto del Tesoro Nacional; Roberto Quiroga Mosquera, doctor y maestro en Derecho Tributario; y Efraim Filho, diputado federal. La mediación fue realizada por el periodista Samy Dana, columnista del sitio web de educación financiera Valor Investe y profesor de la Facultad de Administración de Empresas (FGV) Fundação Getúlio Vargas.

Los principales puntos destacados de las discusiones de los expertos fueron los desafíos de un cambio en los impuestos que generaría ganancias tanto para el Estado como para los contribuyentes y proporcionaría el desarrollo nacional. Los oradores también explicaron las razones por las cuales el sistema tributario actual favorece la ilegalidad y el contrabando en el país, permitiendo la consolidación de deudores persistentes.

La ilegalidad avanza y financia la violencia

Un sistema de impuestos con criterios poco claros, numerosos obstáculos a la regularización fiscal de las empresas y demandas interminables han sido un terreno fértil para el crecimiento del mercado ilegal en el país.
Los contrabandistas y deudores regulares, aquellos que crean empresas formales pero no pagan impuestos, aprovechan estas deficiencias para atraer a los consumidores a precios bajos, pero ofrecen productos de origen criminal que no están registrados y no siguen las reglas de las agencias reguladoras. En el caso de los cigarrillos, el comercio ilícito ya es mayor que el mercado legal.

Para el presidente ejecutivo del Instituto Brasileño de Ética en Competencia (ETCO), Edson Luiz Vismona, Brasil se encuentra en un momento crucial para discutir el sistema tributario y el consiguiente avance del contrabando y la piratería. Destaca que
La ilegalidad es un beneficiario directo de este sistema caótico y argumenta que es necesario discutir los impuestos ahora para garantizar una economía fuerte y segura en el futuro.

¿Por qué es tan importante hablar de impuestos en este momento?
Estamos discutiendo la supervivencia de nuestras empresas y el estímulo necesario para el desarrollo brasileño. Cuando hablamos de impuestos, estamos hablando de cuál será nuestro futuro. Ya sea que vamos a estimular el espíritu empresarial, la generación de inversiones, empleos o vamos a continuar llevando un estado derrochador en el que los sectores productivos ya están al máximo nivel de apoyo para ese estado.

¿Cuál es el punto más importante para cambiar este escenario?
Cuando hablamos de impuestos, lo primero que viene a la mente es reducir el impuesto. Pero, para eso, la única respuesta es reducir el desperdicio de dinero público. El estado necesita ser más eficiente, más efectivo en el uso y administración de los recursos públicos. Hoy lo que nos estimula mucho son las respuestas inmediatas. Durante la campaña electoral presidencial, ETCO presentó a los candidatos un documento sobre impuestos y desarrollo.
Nuestra propuesta es avanzar rápidamente en la simplificación, la reducción de la burocracia y la búsqueda de mediación en el pago de impuestos. La obligación tributaria brasileña es inmensa, estimamos que es de R $ 3,3 billones. ¿Se están discutiendo los pagos de impuestos en la corte? Esto es lo que se está discutiendo en los tribunales y en los procedimientos administrativos. Debe haber acciones destinadas a acelerar la recaudación de estos recursos y regularizar la situación fiscal de muchas empresas. Nuestra obligación tributaria es quizás la mitad del PIB, lo cual es absurdo.

¿Cuáles son los mayores cuellos de botella en el proceso tributario?
No sirve al deudor que quiere pagar ni al acreedor que quiere recibir. Tenemos que reducir el margen de subjetividad al imponer multas, ya que esto es inaceptable. Hoy en día, hay empresas que pagan impuestos que no deberían, pero, debido a la imposición de multas e incluso amenazas para generar quejas penales, la empresa termina pagando, para luego discutir en el tribunal. Tenemos que hablar sobre el cumplimiento tributario y otras iniciativas que se pueden hacer rápidamente.

¿Qué se necesita para hacer que las multas y cobros sean más transparentes?
Criterios claros. Es necesario facilitar la comprensión de la legislación actual, que es caótica. Las obligaciones accesorias son un ejemplo de esto. No creo que ni siquiera el Tesoro sepa cuántas obligaciones auxiliares hay. Estamos poniendo tantas cosas en la estructura tributaria brasileña que era incomprensible.

¿Aboga por que el país discuta una amplia reforma tributaria o ajustes ocasionales?
El clamor es por un nuevo sistema tributario. La parte difícil es: ¿qué sistema es este? En la Guerra Civil, Abraham Lincoln les dijo a los generales: "Si te encuentras con un pantano, no entres al pantano". Así es como veo la reforma fiscal. Uno dice que el cálculo es incorrecto, otro dice que aumentará el impuesto, otro dice que hará que una serie de sectores sean inviables y que nadie quiera perder. Por esta razón, defendemos comenzando con lo que se puede hacer ahora: por un lado, la simplificación, la racionalización de los regímenes fiscales, la burocracia, la reforma del proceso fiscal, las reglas claras y el respeto al contribuyente; por el otro, combate al deudor persistente que está estructurado para no pagar impuestos. Estos son puntos que deben ser considerados. Entonces, creo que tendremos efectos prácticos más rápidamente.

¿Cómo favorece esta caótica situación fiscal al mercado ilegal?
Ves el otro lado de la fuerza. Por un lado, aquellos que quieren pagar impuestos encuentran dificultades. Por otro lado, cualquiera que esté decidido a no pagar impuestos encuentra apoyo en el caos del sistema tributario. Llamamos a estos deudores duros. La persona tiene una estructura comercial para no pagar impuestos. La ilegalidad pervierte la competencia, perjudica al consumidor y sobrecarga al Tesoro. Es un beneficiario directo de este sistema caótico. Estamos en el peor de los mundos: desalentando a quienes crean empleos e invirtiendo en quienes pervierten esta sensación de desarrollo. El ejemplo típico de esto, además del combustible y las bebidas, donde tiene estructuras diseñadas para no pagar impuestos, son los cigarrillos. El mercado brasileño está cada vez más dominado por los contrabandistas.

¿Las cifras ya indican un mercado ilegal más grande que el legal para los cigarrillos?
El contrabando es del 49% del mercado, y el deudor es del 5%. El 54% no paga impuestos. Toda la política brasileña para combatir el tabaquismo se está desmoronando. La política de aumentar el impuesto y reducir el consumo ha perdido todo su efecto. El contrabando dirá: "Muy bien, puede aumentar, porque ahí es donde yo gano". Esto es cierto para otros sectores. En el caso de los cigarrillos, la tasa impositiva oscila entre el 71% y el 90%, según el ICMS del estado. En Paraguay, es del 18%. Esta es la fotografía. El contrabandista paga el 18% en Paraguay y no paga nada aquí, donde ofrece cigarrillos a precios muy bajos, menos de la mitad del costo del producto legal. En marzo, el gobierno anunció medidas contra el mercado ilegal, una de las cuales fue el estudio para reducir los impuestos sobre los cigarrillos.

¿Se ha llevado a cabo esta iniciativa?
Se creó un grupo formado por agentes gubernamentales, no tengo información sobre cómo va este trabajo, pero tenemos algunas sugerencias que hacer. Quienes queremos combatir el contrabando, y no estoy hablando de cigarrillos, estoy hablando de contrabando, defendemos una acción relacionada con esta demanda. Nuestra propuesta es mantener alta la carga impositiva, pero escalarla mejor. Para las marcas más caras, que atienden al público con mayor poder adquisitivo y que no migrarán a un producto sin ningún control y calidad como el contrabando, el impuesto puede aumentar. Y, para una categoría más popular, baje el impuesto. Puede tener un producto más competitivo para sacar el mercado de contrabando. La población de bajos ingresos paga R $ 2 a R $ 3 por el producto de contrabando. Y no va a comprar un producto legal que cueste al menos R $ 5. Necesita una marca de confrontación, que pagaría menos impuestos. Dicen que queremos aumentar el consumo de la industria nacional. No, quiero reducir el consumo de contrabando que solo está creciendo y el margen que el contrabandista tiene hoy para usar en el crimen. Es una ecuación económica. El contrabando es gratis.

En relación con la oferta, ¿es el camino hacia la represión fronteriza?
La propuesta del Ministerio de Justicia aborda un punto fundamental en el que creemos: la integración y coordinación de operaciones en las fronteras, no para recoger camiones, sino más bien, distribuidores, almacenes y grandes operadores. También sugerimos trabajar en carreteras con operaciones integradas. El Ayuntamiento de São Paulo ha creado un comité para combatir el comercio ilegal que está rompiendo todos los registros de incautación, en una acción coordinada con el Servicio de Impuestos Federales y la Policía Civil. Otro frente es internacional. Hemos tratado de alentar a Paraguay a aumentar el impuesto sobre sus cigarrillos, pero hasta ahora no hemos logrado nada. Los cigarrillos paraguayos siguen siendo uno de los más baratos del mundo porque pagan impuestos muy bajos.

¿Ya tenemos resultados prácticos de estas acciones?
Mira a qué situación interesante hemos llegado. Recientemente, cinco fábricas ilegales de cigarrillos en Brasil fueron cerradas, falsificando la marca líder, es decir, el cigarrillo de contrabando. Eran fábricas brasileñas que forjaban marcas paraguayas, con mano de obra de Paraguay. Otra cosa que siempre decimos: los cigarrillos de contrabando financian el crimen organizado, ya que ofrece alta liquidez, rentabilidad y bajo riesgo. La Policía Civil cerró una fábrica en el interior de São Paulo donde la organización criminal falsificaba cigarrillos para no venderlos, sino para distribuirlos en las cárceles, como un instrumento de poder.

¿Cómo podemos mostrarle a la sociedad que, además del impacto económico, existe una consecuencia social y también de salud?
De aquí proviene otro tema de la demanda, que llamo incoherencia ética. Este consumidor de cigarrillos de contrabando está financiando el crimen organizado. Pero se queja de corrupción y crimen. Por un lado, critica y, por otro, financia. "Si me estoy aprovechando, ¿cuál es el daño?" Eres un instrumento de piratería y eres feliz. Su filtro ético termina en su bolsillo. No hay país desarrollado que no defienda la ética y la ley. ¿Cómo es el mercado de cigarrillos en el país? El mercado legal se está yendo por el desagüe. Hace cuatro años, teníamos el 30% de ilegalidad. La sociedad y el gobierno miraron y pensaron que era soportable. Saltó al 54%. Y sabemos que la perspectiva es que puede alcanzar el 60%, un porcentaje que ya existe en algunos estados. ¿Cuánto tiempo crecerá? Hoy, la evasión fiscal ya es más alta que los ingresos fiscales. La recaudación del año pasado fue de R $ 11,4 mil millones y la evasión de R $ 11,5 mil millones.
El contrabandista está a R $ 100 millones por delante de la colección.